sábado, 14 de abril de 2012

COTO DE QUINTANALUENGOS.

Esperando que mejore el tiempo para poder disfrutar de nuevas jornadas de pesca, aprovecho esta inactividad para publicar alguna de las salidas de la temporada pasada, que todavía tengo pendientes.

Famoso coto sin muerte de tierras palentinas, sito en el río Pisuerga y que comienza en Ligüérzana y atraviesa Quintanaluengos, Rueda de Pisuerga, Barcenilla y termina en las Salinas de Pisuerga. Coto aclamado por mosqueros de media España por el numero y sobre todo el tamaño de sus TRUCHAS...

Lo pescamos a nuestra vuelta de Cantabria, después de echar las cañas en el coto de Lebeña; nos pareció una buena opción cogida "in extreme" para disfrutar unas horas antes de nuestro regreso al centro.

El día era perfecto y la pesca placentera, dejamos el coche en el refugio de pescadores y descendimos unos 500 metros para empezar la jornada.


Cuando estas en el río te das cuenta de las enormes oportunidades que tiene este tramo, con infinidad de posturas y lances preciosos. Con un horario tan restringido ( hora de salida del río 14:00-15:00 ) decidimos comenzar con una caña a seca ( Tricoptero ) y un tándem seca-ninfa.


En un tablón y paseando el tándem entre los canales que conformaban una multitud de hierbas, tuve una picada a la ninfa que aun tengo grabada en el recuerdo por lo violenta que fue; entre la cercanía y la sorpresa no pude hacer nada mas que observar como rompía el bajo sin ni siquiera poder darle ni un metro de línea. Esto nos dio una idea de como se las gastaban las truchas de este coto, además de que mi compañero fallaba lance si y lance también. ( tenemos días que mejor no salir ni del coche )


En la chorrera por encima del tablón antes citado; y como las aguas ya iban calentándose pudimos ver los primeros movimientos en superficie... como si todo transcurriera a cámara lenta, con mi compañero como observador, hice un lance largo y a pocos centímetros de la deriva tuve una picada brutal al tricoptero que nos dio la primera satisfacción del día, una preciosa trucha con una bonita librea y una gran fuerza.


Después de las fotos de rigor continuamos con fuerzas renovadas lanzando nuestras moscas. Cada postura  que veíamos era mas querenciosa que la anterior, con unas truchas cada vez mas activas y un compañero cada vez mas fallón...


Este río tiene algo... todo mosquero que pueda acercarse debería echarle unas varadas alguna vez, por sus "truchas", lances, paisajes... no se como decirlo... vimos dentro del agua algunos torpedos que no tenían ni nombre... que sabes que tienes oportunidades... además de algunos tramos bonitos como el solo...



Aunque me se de uno que se harto a lanzar y a fallar una y otra subida...  encima llevaba el la cámara cuando tuve mi segunda recompensa del día, otra pieza muy pareja a la primera y a la cual no hizo fotos el muy... pero como de la primera me sobraban, pues me calzo dos para poder seguir con el relato...



Cuando por fin mi "compañero" tuvo un acierto... su captura fue de unos 150 cm o mas bien de unos 15...
pero aun así le hice la foto de rigor.

 
Como teníamos poco tiempo, decidimos acelerar un poco el paso para no llegar muy tarde al refugio, y nos saltamos tramos que tenían muy buena pinta, además de un apreciable movimiento de las truchas.

 
Ya cerca del refugio, y con el vehículo a la vista, decidimos darnos un poco de cuartelillo y aprovechamos el tramo final. El río aun me reservaba otra captura que tuve que inmortalizarme yo mismo... pues mi "compañero" decidió que ya tenia bastante...



Ahora os dejo con unas imágenes del río para los que no lo han visitado se puedan hacer una idea...




 
Antes de cambiarnos inmortalizamos el refugio; además también hicimos fotos al plano y a la imagen pintados en su interior.




 
Este coto lo tenemos que pedir con tiempo para disfrutarlo, pues cuando nos íbamos del río, las truchas tenían una gran actividad, y tener que salir del agua viendo todo ese movimiento es de por si un suplicio; si además como mi compañero tienes un mal día pero ves todo ese potencial, te vas lamentando de la mala "suerte" y esperas con ansia la siguiente visita.

sábado, 7 de abril de 2012

COTO DE LA HERGUIJUELA

DÍA DE LA APERTURA EN GREDOS

Después de meses de espera; durante los cuales se organizan cajas, se montan moscas, se preparan bajos, pedimos cotos, se preparan rutas, discutimos destinos, recordamos días de pesca pasados, renovamos licencias... y un largo etcétera. Por fin ya ha llegado tan ansiado día por todos los pescadores de trucha, la APERTURA; un día marcado por las pocas precipitaciones invernales y las malas gestiones de las administraciones; con un desconcierto generalizado y poca agua en nuestros ríos.

Y aun con todo en contra, nos tiramos a tumba abierta para empezar una campaña mas tras nuestras queridas pintonas, con la misma ilusión que el primer día que lanzamos una caña al agua.

Con mal numero en el sorteo y pensando mas en conocer un nuevo escenario que en realizar unas buenas capturas, nos decimos probar suerte en una garganta del Tormes y sin mas dilación nos desplazamos al limite inferior de la Herguijuela para encontrarnos esto:

video

Una nevada de bienvenida y escaso caudal en el río; incluso el Tormes bajaba algo pobre de agua, como se aprecia en la foto posterior, que es la zona donde desemboca la garganta de la Herguijuela en el Tormes. (Limite inferior del coto)


De todas las formas lo intentamos por activa y por pasiva en el tramo que habíamos seleccionado, es la típica cabezonería de algunos pescadores entre los que me cuento como el mayor exponente; con un compañero mas cabezón que yo...



Dado el bajo caudal, no teníamos ni idea de como empezar la jornada; y al final nos decidimos por un tándem seca-ninfa y una caña corta de cucharilla con señuelos del 0 y 1. Intentamos ir el mayor tiempo posible fuera del agua y haciendo el mínimo ruido posible.





Es una garganta que engaña, tiene mas caudal del que parece, aunque este determinado día el nivel de agua mas me recordaba a julio que marzo.




Mira que martilleamos cada postura con sumo cuidado, primero a mosca y con el cuerpo a tierra, para continuar con alguna varada con la chapa, pero solo sentimos un par de toques al metal y de escasa medida que no conseguimos ni clavar.




La jod-pii-da garganta tiene tramos bonitos, que a buen seguro con algo mas de caudal y con otro tipo de clima nos hubiésemos divertido a poco menos que tuviéramos un par de picadas. Nos suele llamar mucho la atención las aguas de alta montaña, nos gustan mucho visitar este tipo de tramos.




Llegados al puente que cruza la carretera, después de una mañana sin ningún resultado, decidimos en base a la poca información de que disponíamos de este acotado en visitar su tramo superior, en el cual parece ser que tiene un pequeño embalse, ahí teníamos que encontrar agua, y con esa idea partimos haciendo una última foto debajo del puente.




Llegar y besar el santo, bajamos con ambas cañas de cucharilla y con la intención de no dar por perdido el día, a los pocos lances una picada brutal a mi compañero que no logra clavar, seguido de un segundo toque a su chapa... cambio de impresiones entre los dos (están profundas) y continuamos lanzando; al poco tiempo consigue la primera captura del día.


Seguidamente logro capturar mi primera trucha de la temporada, la espera ha valido la pena, todos los nubarrones desaparecen...




Pocos lances después consigo la segunda captura por mi parte, dando como resultado un trucha de mas talla que nos hizo pasar un rato agradable con su endiablada lucha. Le realizamos varias fotos, por que se las merecía...






Otro parón para un cambio de impresiones y un pequeño almuerzo... las truchas están fuertes aun con la  delgadez del principio de temporada; están profundas, el metal tiene que pasar rozando el fondo para hacerlas picar... después del kit-kat continuamos.


Mi compañero parecía no querer perder hilo y nada mas empezar sacaba una segunda trucha que igualaba el marcador, a la postre seria la última captura para ambos.



Tuvimos mas picadas que no logramos llevar a buen puerto; usamos cañas cortas de acción 3-15 g., y con lances largos y profundos es difícil clavarlas; además tuvimos nuestro rato de actividad hasta el mediodía, después empezó a caer la tarde trayendo aire y frío, y decidimos dar por concluida la sesión de pesca y recogimos todos los bártulos.

Las impresiones que sacamos de este acotado son un poco desalentadoras, si toda la pesca se concentra en el embalse y desde el cual parece ser que no pueden remontar las truchas por un muro que tiene en su cola, y viendo lo yermo que esta la garganta de embalse hacia abajo, y partiendo de que conocimos poco tramo pero nos informamos por el resto de pescadores (otra pareja), no seria de extrañar que no lo volvamos a pedir... tal vez si pasara a coto sin muerte y la población aumentara en el resto del coto... en un futuro nos lo pensaríamos, pero tal como es ahora NO; efectivamente tenía poca agua, es un año malo; pero como experiencia particular y a modo personal, este acotado podría ser otra cosa.