jueves, 3 de mayo de 2012

RÍO CABRILLAS

OTRO DÍA DE LLUVIA

Nos dirigimos a la zona del Alto Tajo, para pescar uno de su afluentes, en este caso el río Cabrillas, no teníamos demasiadas esperanzas, puesto que con la cantidad de agua caída en los días precedentes y la que seguía cayendo, esperábamos encontrarnos un río tomado y bastante crecido.  



Pero fue todo lo contrario, nos encontramos con un río al que le faltaban entre 60 y 70cm., con mucha vegetación en los fondos, cosa que no es normal en esta época y aguas cristalinas, que mas le hacían parecer el propio Tajo, sino fuera por las estrecheces de este.
  

Las primeras capturas no se hicieron esperar ya que al segundo lance Raúl ya tenia su primera captura, de hecho esta es la segunda, ya que para la primera todavía no me había terminado de vestir y no tenia la cámara.


Como siempre salimos con dos equipos diferentes, uno de spinning con cucharilla y otro de cola  de rata con un par de ninfas bien lastradas, a las que pronto tuve que sustituir por un strimer, ante la dificultad de manejar estas tanto por la vegetación interior como por la exterior, pero he de decir que ambas funcionaron bien, aunque la cucharilla fue la que mas capturas consiguió. 
  



Las capturas se fueron sucediendo bajo un manto continuo de agua, ya que la lluvia no nos abandono en ningún momento, unas veces tipo diluvio y otras simple lluvia de primavera, pero las truchas dieron la cara en todo momento.




Los lances eren bastante difíciles, teniendo que subirnos muchas veces sobre las formaciones calcáreas que se producen en este tipo de ríos, para poder acceder a algunas zonas.


A medida que iba transcurriendo la mañana y que la cantidad de lluvia se iba incrementando, el río comenzaba a crecer e inundar algunas zonas.



Las truchas seguían a lo suyo, que no era otra cosa que atacar nuestros señuelos, había veces que simplemente con dejar caer el strimer en el agua y moverlo de abajo a arriba era suficiente para provocar la picada, de las que por cierto fallábamos en la mayoría de las ocasiones.


 

Si hay algo por lo que me encanta de pescar este río, es por la bravura y belleza de sus truchas, bueno también la dificultad de acceder a sus orillas y la imposibilidad prácticamente de vadearlo convierten el concepto pescas en aventura. 



Esta pintona no quiso esperarse a la fotografía de la suelta y tomo el camino rápido para acceder al río.



Había momentos en que se hacia difícil liberar a las truchas sin tener que dejarlas caer, por lo complicado de las orillas.


Aquí podéis ver a Raúl, como se las tenia que ingeniar para poder hacer un par de lances con escaso recorrido de la cucharilla. 




Estas truchas con librea mucho mas oscura, son del tramo mas alto de la zona que decidimos pescar.




Posiblemente habrá quien piense por las fotografías de las truchas, que es un río e montaña complicado y con truchas pequeñas, sobre lo primero diré que es cierto, pero sobre el tamaño de las truchas las hay muy buenas, pero entre la complejidad de los lances, lo imposible de acercarte sin hacer ruido y si aun así tienes la suerte de  conseguir clavar alguna la dificultad total de poder trabajar la pieza. Nosotros clavamos tres de mas de 40cm., pero una se descolgó por un torrente y las otras dos se metieron entre las ramas, así que el resultado fue de 3-0 a su favor. 

6 comentarios:

  1. oleeee xaval muy buena cronica si señor esas truchitass!!!! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario amigo barbete18.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Son preciosas no cabe duda.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo son Gaizka, no en vano es uno de los mejores criaderos de trucha que tiene el padre Tajo.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Cuando los ríos tienen mucha vegetación en el fondo, las cosas se complican. Y si a esto le sumamos la vegetación de ribera un tanto desproporcionada, ya tenemos los ingredientes para dificultar un poco más la jornada.
    Con estas condiciones yo utilizo la cucharilla, pues puedo "peinar" más agua que con la mosca.
    Gran variedad de libreas y alguna con muchos puntos rojos, como con sarampión jejeje.
    Yo también he fotografiado alguna trucha saltando de la mano, y supongo que será que le tienen fobia a los paparazzi jejeje.
    Estupenda crónica de una jornada de pesca.
    En cuanto a las grandes, ya habrá tiempo para la revancha.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros solemos hacer lo mismo, al ser dos salimos con equipos diferentes y en función de como se de, no vamos intercambiando tanto los equipos, como las posturas.
      Este fin de semana cambien la librea de las truchas, voy para Galicia, tantear los reos en el Ouro y en el Masma.
      Un saludo.

      Eliminar